Mis mascotas

Este post forma parte del desafío blogger de 30 dias

¿Preparados para morir de ternura viendo a estos bichitos? Creo que no sabéis bien lo que estáis haciendo, y yo me he vuelto loca a subir fotos de todos ellos. Os van a encantar, y os van a enamorar. Algunos no están ya con nosotros, pero otros sí. 


Juana

Empezaré por la gata porque sé que muchos sois amantes de los gatos. Esta gata no es mía, es de mi pareja, pero es tan mona que no puedo evitar sacarla en el post. Su nombre completo es Mari Juana de arco la loca, pero se acorta en Juana. Tiene me parece que 12 años y es rescatada. Su madre murió atropellada y ella se quedó al ladito, siendo un bebé, muerta de miedo y lloviendo. La prima de mi chico la recogió, se la llevó y la cuidó. Ahora vive en un chalet, en semi-libertad, está operada para no tener hijos. Está acostumbrada a vivir con perros, no les teme y se adueña de ellos, les pega con la pata si la molestan, es la putísima ama.

 

 

 

Su carácter es muy de gato, bastante pasota y no le gusta mucho que le toquen, pero a veces es muy mimosa, solo cuando ella quiere. No muerde, es muy tranquila, se deja tocar pero cuando ya no quiere más mimos coge y se va. No le gusta que la cojan pero deja que le rasques todo, barriga, patas, cola, todo. Su punto favorito: la barbilla.


Zeus

También es de mi pareja, pero casi es mas mío que suyo. Actualmente tiene 9 años y está un poco viejito porque es un boxer, que suelen vivir una media de 10 años, aunque este, al vivir en un chalet, puede que aguante unos 3 años más. Su nombre completo es Zeus Junior, puesto que su padre se llamaba igual.

Como anécdota, Zeus llegó a casa siendo un cachorro de pocos meses, pero no comía nada, estuvo casi una semana sin comer no supieron la razón, hasta que una noche hicieron torrá (viene a ser parecido a una barbacoa) y se le iluminaron los ojos. Le dieron una chuleta y se la zampó entera. A partir de ahí ya empezó a comer, también pienso, pero fue el desencadenante, lo que le dio ganas de seguir viviendo.

Tiene apariencia de perro malo, pero no lo es para nada, solo que tiene un ladrido que impresiona. Es muy protector con los niños y conmigo sobretodo. No protector en plan ataco a todo el que se acerque, sino protector de que se preocupa todo el rato, me sigue a todas partes, me busca cuando no estoy y todas las mañanas me rasca la puerta para que salga a darle mimos. No le gusta mucho que le toquen la cabeza, prefiere tumbarse al suelo y que le rasques la panza, y tiene una fea costumbre que no se quien se la habrá enseñado, que cuando estás sentado con las piernas una sobre otra, viene y te pone los huevos en el pie, ahí, bien sujetos.

Se porta muy mal cuando lo sacan a pasear porque no sabe relacionarse con otros perros, se pone muy nervioso si va con la correo, pero no puedes dejarlo suelto porque no sabes lo que puede pasar. Al ser un perro con un carácter y mandíbula fuerte, no me arriesgo a que pueda atacar a otros perros.

Es un perro bastante bobo, con cara de bobo además, pero muy guapo. Solo sabe sentarse, dar la patita y tumbarse, pero nunca hace caso a menos que lleves comida.

Cuando viene gente a casa se pone nervioso y ladra, pero no porque quiera atacar sino porque se pone contento o no conoce a la gente y bueno, pues se expresa así. Tampoco ataca a los gatos salvajes, les ladra, pero ellos se quedan ahí tumbados sin hacer nada porque saben que es tonto. Es tan tonto que un día el perro del vecino hizo un agujero enorme en la valla y zeus metió la cabeza, se llevó tal bocado que ahora tiene un agujero cicatrizado donde no le crece el pelo. Si os fijáis en la primera foto se ve (lo siento, ha salido repetida).

 

 

 


Cosita

Es un hamster ruso hembra, tiene casi 3 años, con lo cual está mayor porque los hamsters rusos tienen una media de edad de 3 años. Su nombre se debe a que no nos poníamos de acuerdo en ponerle un nombre, y pasaron los días y se quedó sin nombre, así que la llamamos así porque mira, ni idea.

Su carácter es muy mimoso, siempre está royendo la jaula para que la cojan y muchas veces se queda dormida en tu mano, es tan tan mimosa que se hace muy pesada, no para de pedir atención. Aunque, todo hay que decirlo, es tan mimosa que ha conseguido hacerse con mi padre. Antes tuvimos también hamsters pero a mi padre no le gustan demasiado y le dan como asquillo tocarlos y todo, pero esta bicha se lo ha ganado y la coge, le da premios, etc.

IMG-20150424-WA0008

 

 

 


Gordi y Costillitas

Antes de tener a Cosita tuvimos a otros dos hamsters, hijitos de la parejita de una amiga de mi madre. Los dos eran machos pero no se peleaban porque se criaron juntos y estaban acostumbrados desde pequeños a estar los dos siempre. Sus nombres se deben a que había uno más gordillo y el otro flaquete, y se le veían las costillas (según mi madre, pero no estaba tan flaco, es una exagerada). Y pues se quedaron con ese nombre.

Mi hamster, Gordi, me meó en la mano el primer día que lo cogí, fue maravilloso y me enamoré de él.

Tenían carácter muy parecido. Eran bastante miedosos, bueno miedosos no, pero no les gustaba que los cogieran porque se hacían compañía mutua y con eso era suficiente, los humanos sobrábamos. Eran muy dormilones  y aunque los cogieras seguían durmiendo, hasta que se cansaban de tí y huían, intentaban siempre zafarse de tu mano, pero nunca jamás nos han mordido ni nada.

Se escondían en los rincones más raros para que no alcanzara tu mano, y además su sitio preferido para mear era el tubo de conexión entre los dos pisos de la jaula, por lo que era muy jodido limpiarlo ya que había que desenroscar el tubo y todo. Hacían unas cochinadas ahí que pa que. Guarros.

Ya que he sacado el tema de guarros, por las noches no paran de perseguirse porque al llegar a la edad adulta intentan copularse uno con otro, así que cuando uno le entraba el calentón perseguía al otro y se corría encima, por la mañana ese hamster tenía el pelo lleno de pegotes como si le hubieras echado pegamento encima, de ese transparente. No olía ni nada, pero cuando se lo quitabas estaba tan pegado que se le arrancaba el pelo, y en verano terminaban medio calvos porque perdían más pelo aún. Eran dos fornicadores.

 

 

 

Gordi murió de un catarro, lo llevamos al veterinario y nos dijo que había que pincharlo, como los diabéticos, todos los días con una cosa que nos preparó él, pero estos animales son tan pequeños que cuando cogen una enfermedad mueren o se recuperan enseguida. Gordi tenía mocos, no podía casi respirar, estaba siempre quieto y le daban temblores, incluso durmiendo, temblores y espasmos. Nos dolía verlo así y también teníamos miedo de que contagiara al hermano, así que le pusimos la inyección letal. Me dió mucho miedo verlo porque murió y los ojos se le salieron para fuera, así que lo metimos en una cajita para que mi hermana y mi madre no lo vieran.

Al poco tiempo murió también costillitas, no se si de pena, pero yo creo que si, además estaban ya mayores, creo que tenían dos años y pico. Se hizo una bolita, se durmió y ya nunca más despertó, cuando lo tocamos un día estaba frío, y nada. Llevamos a los dos a una chopera que hay por aquí cerca y los enterramos juntitos.

Y bueno, hasta aquí mis mascotas. Espero que os hayan gustado. ¿Cual es vuestra preferida? ¿Qué mascotas tenéis vosotros?

Anuncios

4 comentarios en “Mis mascotas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s