Breaking Bad | Series que ver antes de morir

A día de hoy puedo afirmar que Breaking Bad es la mejor serie que he visto en mi vida, contando todas las temporadas juntas de principio a fin. Está muy bien resuelta, atando todos los cabos y es una serie que termina porque no hay más que contar, no intenta estirar temporadas como Juego de Tronos. Termina porque tiene que terminar, porque las series maravillosas necesitan un fin maravilloso, y no un principio increíble y un final de mierda.

Me enganché a Breaking Bad a la segunda. El primer capítulo me lo vi ya una vez, a desgana la verdad, no tenía muchas expectativas puestas en la serie porque, en fin, ya sabía que iba sobre el mundo de la meta, la droga y todo este rollo, cosa que no va nada conmigo y como no estoy metida ni lo conozco pues no me llamaba demasiado. Por otro lado está el mundo de la ciencia, los laboratorios de droga, etc. Tampoco sentía conexión porque soy de letras puras y duras, latín y griego, historia del arte. Vamos que esta serie no me entraba por el ojo al principio.

No fue hasta navidades me parece, cuando le di otra oportunidad. Todo el mundo estaba loco con Breaking Bad y la nivelaban con juego de tronos, incluso había gente que decía que le había gustado más que juego de tronos, yo no podía creerlo. Pensé que algo tendría Breaking Bad para que la gente pudiera decir semejantes barbaridades. Me la puse y en cuestión de 2 o 3 capítulos consiguió engancharme, ahí empezó todo.

¿De qué va sin enrollarnos mucho?

En Breaking Bad tenemos dos protagonistas principales. El primero es Walter White, un señor normal y corriente que trabaja como profesor de química pero el sueldo no le da para subsistir y también trabaja en un lavadero de coches, aunque, mucho antes había cultivado en la universidad un proyecto alucinante con sus compañeros para hacer una empresa que más tarde abandonaría y que encima luego se convertiría en un éxito mundial. Es todo un caos. Pero aquí no termina todo, lo mejor es que el Sr. White tiene un hijo discapacitado, y para colmo le detectan cáncer. Es entonces donde empieza todo el follón.

Walter busca una forma de dejarle a su familia un buen tocho de pasta para cuando él muera, pero a medida que se mete en el mundo de la droga se irá enganchando y se sentirá vivo de alguna manera haciendo lo que hace. Es un ciclo vicioso.

Por otro lado está Jesse Pinkman. Es un joven que está en la mierda, drogadicto, de los que se meten de todo. Conoce como pillar y poca cosa más. Fue alumno de Walter y se ofrecerá para pasar la meta que el Sr. White prepara. Así empieza su relación como compañeros. No sé cómo, pero siempre se ven en situaciones muy heavys y muy bizarras.

Sigue leyendo