Dear Diary.

Querido diario:

Hoy no he podido dejar de pensar en la muerte. La vida se basa en eso, porque si no hubiera un fin, si no hubiera muerte, la vida no sería vida. Todas estas reflexiones me venían a la cabeza mientras Rock-y correteaba de un lado a otro persiguiendo mariposas. En esta época del año había muchas y Rock-y las cazaba y se las comía. Adiós a otra vida más. Muerte, destrucción, final. Ni Rock-y ni las mariposas eran conscientes de ello. ¿O tal vez sí? La ciencia no ha avanzado lo suficiente para saber qué piensan los animales, si es que piensan algo.

Sentada bajo el gran roble del campo, que me cobijaba con su tupida sombra de los dorados rayos del atardecer me di cuenta de que el un paisaje precioso, lástima que no tuviera a mano mi cámara de fotos, o mi bloc de dibujo. Rock-y por otro lado se refrescaba chapoteando en el río. ¡Cuánto se divertía él solo correteando, jugando y descubriendo!

En verdad era un buen perro, lo quería mucho, pero se portaba mal. Su comportamiento era tan malo que me obligan a sacrificarlo, y no hablo de que yo quisiera hacerlo, sino que por ley estaba obligada. Han sido muchas denuncias recibidas de otros dueños de perros, víctimas de los ataques de Rock-y, tan cruel y despiadado que ha lesionado a más de 10 perros del pueblo, por no mencionar que los gatos salvajes que había se han extinguido, porque ha terminado con todos ellos.

Tengo que dejar escrito como lo hice, porque todavía me siento mal por ello. Rock-y solo tenía 1 año. ¿Era mi culpa? Podría haberlo llevado a un adiestrador pero tampoco me importaban mucho los gatos del vecindario. Ahora ya es demasiado tarde.

Nunca se me borrará de la memoria la forma en que lo maté. Rápido. Sin capacidad de reacción. No quería sedarlo, ni inyectarle veneno en las venas.

Y allí estaba Rock-y. Saltando y correteando, feliz, matando mariposas. Entonces paró a unos escasos metros de distancia para rascarse la oreja. Era el momento. Saqué mi pistola Glock y apunté directamente a la cabeza. Me temblaban un poco las manos, a pesar de ser policía, disparar siempre me ponía nerviosa. Puse el dedo en el gatillo, apunté y disparé con los ojos cerrados. Solo escuché el fuerte sonido del disparo, el aleteo de los pájaros abandonando el roble y el quejido de mi perro. Cuando abrí los ojos solo se veía el campo, el río, y las mariposas. El cuerpo de Rock-y se había desplomado y lo tapaban las hierbas. Me levanté y me acerqué a él. Me maravillé por un momento de mi puntería.

— Bueno —pensé. — Ya está. Un perro menos en el mundo. Tampoco ha sido para tanto.

Enterré su cuerpo en el mismo sitio en el que lo maté, en medio del campo, junto al río. De vuelta a casa, pensando todavía en la muerte, pasé por la perrera de mi prima Lina y le pedí otro perro. Esta vez iba a ser el definitivo. Me entregó un precioso Border Collie y lo llamé Rock-z, esta vez lo adiestraría bien, no como a los 26 anteriores.

Mi mayor preocupación ahora es la siguiente: Si fracaso con Rock-z, ¿qué nombre debería ponerle al siguiente perro?

Este relato lo he hecho pensando en una protagonista con un desequilibrio mental, y no estoy a favor de la violencia contra los animales, sólo quería dejarlo claro.

Anuncios

2 comentarios en “Dear Diary.

  1. Existe una fina línea entre el humor y el horror y creo que en este relato consigues mantenerte encima de ella sin caer a los lados.
    Me encanta el humor tan negro que rebosan estas líneas (o al menos así me lo ha parecido) y en final tan inesperado.
    Eso sí, debo admitir que el tema central, la muerte, daría para muchos textos, humorísticos y horrorosos, que estaría encantado de leer.

    Un saludo! 🙂

    Pd.: Si ese perro falla, comenzaría como las matrículas de los coches. Es decir: Rock-aa.

    Me gusta

    1. Hahahahaha rock-aa me encanta! Muchas gracias no sabes lo contenta que me ha puesto leer este comentario despues de un dia duro como el de hoy. Mil gracias por leer y mil y una por comentar. 😊

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s