Entre tonos de gris

Quiero hablaros de uno de los libros más bonitos que he leído. Siempre ha gustado leer género histórico, en concreto sobre los exterminios y el nazismo, pero este libro me ha abierto los ojos a otro tipo de exterminio, el de la unión soviética en 1939 hacia Lituania, Letonia y Estonia. Me encanta este subgénero de libros basados en el contexto de la segunda guerra mundial. Otro libro precioso que trata de la explotación de libros, esta vez en américa, es el tren de los huérfanos, os dejo por aquí la reseña por si os interesa. Son parecidos en algunos sentidos.

Aunque sea un libro histórico no es pesado para nada, tiene una narración exquisita y me encanta que haga saltos de tiempo entre el pasado y el presente, siempre conectados a través de un objeto o una palabra, en mi mente los flashbacks eran como en las películas.

jpg.jpg

Los Arvydas son una feliz familia lituana católica. El kremlin establecería una lista de personas consideradas antisoviéticas y que debían ser asesinadas, encarceladas o deportadas a campos de trabajo. Una exterminación en masa muy parecida a la de los judios. Lina y su familia se trasladan en tren junto con otros muchos lituanos. Describirá las personas con las que se encuentra, los viajes que hace, la gran violencia con la que los tratan los soviéticos, la debastación… En este libro se narran hechos espeluznantes que duele leer, a continuación os pondré un par de fragmentos no os preocupéis 😛.

Como dice la autora, atrapados entre los soviéticos y el imperio nazi, se ven olvidados por el resto del mundo hasta desaparecer del mapa.

Todos los personajes del libro son ficticios, a excepción de uno que ni si quiera cuenta como secundario, tan solo es un doctor, Salmodurov, que consiguió salvar muchas vidas a tiempo. El libro es un homenaje a su padre, hijo de un oficial del ejército lituano.

¿Qué pasó con los lituanos cuando volvieron a casa? Pues que los soviéticos las habían ocupado y se habían adueñado de sus pertenencias. Lo perdieron todo y se los trató como a criminales, se les llevó a áreas restringidas bajo vigilancia constante y si contaban algo se les encarcelaba o deportaba a Siberia.

De qué va el libro sin enrollarnos mucho

Lina, su madre (Elena) y su hermano (Jonás) son conducidos a un camión y luego a un tren, junto con muchas otras personas, y los envían a Rusia, a un campo de trabajo, y posteriormente a Siberia. Las condiciones del viaje y de la vida en el campo y en Siberia son penosas. El padre de Lina es enviado a otro sitio y ella decide mandarle una serie de dibujos cifrados que sólo pueda entender él para que pasen de mano en mano hasta que los reciba, dibujando por donde han pasado, qué han hecho y firmando con un garabato que la identifica.

En toda la historia no he dejado de tener hambre. Lina transmite muy bien el mensaje que se pretende dar de suciedad, enfermedad, hambruna, pobreza, el frío, el agotamiento físico… Su dieta estaba basada en basura y podredumbre y no le hacían ascos a los bichos ni a los gusanos, todo lo que pudieran llevarse a la boca y que les nutriera de alguna forma era válido.

Una vez, le vi arrancarle su ración a una anciana en la cola del pan. Se la metió entera en la boca y se la comió. La anciana lo miraba, y su boca vacía masticaba a la vez que la suya. Luego escupió el pan a sus pies. Ella se agachó para recoger cada trozo y se los comió todos.

Me gustaría hablar de las portadas. La primera no tiene nada que ver con el libro, se supondría que nace un brote de la nieve como señal de renacimiento o de esperanza o algo parecido, pero creo que la segunda portada tiene mucha mas coherencia con la historia, una chica parada en medio de un bosque totalmente nevado. Esta es una de las escenas que se me venían a la mente cuando leía. Por otro lado, el título no se entiende hasta la tercera parte del libro con el viaje a Siberia, pero para mi gusto poco acertado ya que no define exactamente nada de la historia, tan solo un paisaje.

Lo que más me ha gustado ha sido que Lina hable de Munch y el hecho de que siempre esté tratando de dibujar y retratar a la gente. Dibuja todo lo que vive, lo que ve, y no con los ojos sino con el alma. Sus dibujos son una gran fuente de información para narrar lo que le pasó y para contar las atrocidades que vivió. Por no volver a mencionar los dibujos que le enviaba a su padre, una forma de conectar con él muy original.

-¿Dónde está tu muñeca? -le pregunté.

-Muerta -me contestó, con una mirada sin expresión.

-Oh.

-El guardia la mató. La lanzó por los aires y le disparó en la cabeza. Como si fuera una paloma.

Esta es una de esas lecturas obligatorias que yo pondría en los colegios. Es cierto que es un poco dura pero no hasta el extremo de poder traumar a los niños, tan solo de abrirles los ojos a la realidad. Una realidad con la que no estamos conectados y que se nos hace a años luz de distancia, pero que existió y de la que hay que ser conscientes.

Cada día cuando el tren se paraba, nos asomábamos fuera y tratábamos de contar los cuerpos que arrojaban fuera de los vagones. Me fije en que Jonás llevaba la cuenta de los niños que morian, grabando muescas, y me imaginé dibujando cabecitas encima de cada una, con pelo, ojos, nariz y boca

Anuncios

3 comentarios en “Entre tonos de gris

  1. ¡Hola preciosa!
    Me ha llamado mucho la atención el libro. A mi también me gustan las historias relacionadas con la Segunda Guerra Mundial, el nazismo y el holocausto (queda un poco feo dicho así…pero los lectores ya lo entienden). Así pues, va directo a mi lista de pendientes, muchas gracias por reseñarlo (tan maravillosamente, como siempre). ¡Un besazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s