[Iniciativa Granitos de Arena] Géminis

Escribir un relato basado en una experiencia o sentimiento propio (o cercano) incluyendo en él un toque de fantasía. 

(Esta es una actividad de la iniciativa granitos de arena)

—Te echaré de menos gordo. —Le di un beso de despedida a mi novio. Me iba de visita turística a un pueblecito rural en las montañas. Leo se despidió de mí y me dio una palmadita en el culo.

—Pero si vuelves ya esta tarde. Anda, pásatelo bien y haz muchas fotos.

Subí al autobús y las puertas se cerraron detrás de mí. Estaba llenísimo y mientras se movía vi como Leo me saludaba con la mano desde el otro lado de la ventanilla. Hice lo mismo y cuando lo perdí de vista empecé a buscar un asiento libre. Iban de dos en dos y la mayoría sólo tenían un puesto ocupado, pero eran viejos que carraspeaban, señoras que se sonaban la nariz con un catarro del quince o simplemente gente con aspecto poco amigable. Seguí andando y andando hasta que llegué al fondo.

En los asientos de detrás estaba… Leo. Pero no mi Leo sino otro totalmente distinto, al que no conocía. Exactamente igual que él, mismo pelo, misma sonrisa, misma mirada. Mi cara debía parecer un poema pues me miró un poco raro y de inmediato apartó la mochila del asiento de al lado.

—Disculpa, ¿te quieres sentar?

No le respondí con palabras porque tenía los labios pegados y mi cerebro no procesaba bien la información.

—Me llamo Leo —y me tendió la mano. Así, sin más. Iba a preguntarle si se trataba de una broma, pero estaba claro que aquel chico no me conocía de nada. Le cogí la mano y nos la estrechamos. Me senté a su lado. —¿también vas a la visita?

—Sí, no sabía que había gente joven a la que le interesara parte de mí.

Se rió y sacó de su mochila un paquete de chicles de fresa. Eran los chicles preferidos de mi Leo, no podía ser que fueran también los suyos. Me tendió el paquete y yo con mucho gusto cogí un chicle. Estaba tan bloqueada y tan nerviosa que preferí sacar un libro y no darle conversación. Entonces estaba leyendo El nombre del viento y el nuevo Leo miró la portada de reojo.

—Con que te gusta leer. —no supe qué contestar a eso. Era obvio. —yo no acostumbro a leer mucho, pero me gusta ver a la gente que lo hace.

—¿Perdón?

—Sí, es como ver que las buenas costumbres no se pierden del todo. Yo me despisto rápido y no soy capaz de recordar el capítulo que precedía al que estaba leyendo, por lo que me aburro mucho. Pero me gustaría poder leer grandes volúmenes.

—¿Sabes? Es gracioso que te llames Leo y no leas nada.

Se rió y yo cerré el libro. Aquel chico parecía interesante. Me sentía como si volviera a conocer a mi propio Leo. Los principios siempre son emocionantes cuando se trata del chico que te gusta.

—Oh, no. Pero lee si te apetece, no te molesto más.

—Prefiero dejarlo para otro momento.

Nos pusimos a hablar de todo. Como yo ya sabía, a Leo le gustaba el futbol, era fan del mismo equipo italiano que mi novio y mascaba el chicle de la misma manera. Os preguntaréis cuantas formas diferentes de mascar chicle hay en el mundo pero la verdad es que no lo sé, solo sé que ellos dos lo mastican de forma diferente al resto. Mientras charlábamos yo le iba contando también un poco sobre mí y me miraba con esos ojos marrones tan expresivos. Me sentía totalmente cómoda hablando con él porque ya sabia qué cosas de mí podían gustarle y sorprenderle. Sabía como enamorar a Leo y me gustaba que me prestara tanta atención.

∞  ∞  ∞

La visita fue muy interesante, nuestro guía explicaba de fábula y nos llevó por diversas calles y edificios antiguos preciosos, en los que Leo me hizo varias fotos bastante buenas para mi Instagram. Estaba encantada con aquella excursión. El tiempo acompañaba y nos salió un día soleado, sin viento, pero tampoco con un calor asfixiante.

A la hora de la comida nos dejaron explorar a nuestras anchas, y Leo y yo nos perdimos por el pueblo y acabamos en una especie de lavadero-abrevadero donde paramos a descansar. Estaba muy limpio y el agua que había era fresca.  Leo me rodeó los hombros con el brazo y su mirada seductora me atrapó completamente. Yo estaba confundida. ¿Sería una trampa? ¿Qué estaba pasando? Era Leo, pero no era Leo. Nos quedamos en silencio, un silencio de estos que se oyen por dentro, y me cogió de la cara.

Yo me dejé llevar y nuestras bocas se unieron en un beso cálido y sedoso. Besaba igual pero el sentimiento era diferente, la intensidad era mayor pues los besos con “desconocidos” siempre son el doble de excitantes. Le comí la boca y nos devoramos con ansia. Ni si quiera me di cuenta del tiempo que pasó hasta que su reloj de muñeca empezó a pitar y tuvo que soltarse de mi boca.

Una vez lo apagó intentó de nuevo besarme, pero yo recordé que tenía novio y que aquello estaba mal. Yo quería a Leo, a MI Leo, no a aquel Leo nuevo. ¿O sí? Dios era una locura. Empecé a sentir un vacío por dentro y noté que me costaba respirar.

—¿Estás bien? —me preguntó.

—No, no estoy bien. Esto no está bien.

—Pero ¿por qué? —me acarició la mejilla—Mira sé que nos hemos conocido hoy pero siento algo por dentro y no me gustaría dejarte ir. Tampoco quiero que te sientas presionada pero quiero que nos veamos de vez en cuando y salgamos juntos.

—No puede ser Leo, de verdad, no me lo hagas más difícil.

—¿Acaso no te gusto?

—No. Bueno sí. Pero yo no puedo salir contigo porque ya estoy saliendo contigo. ¿No lo entiendes?

Leo negó con la cabeza, confundido y yo lo dejé allí, frustrada. Me fui directa al punto de encuentro para volver al autobús sin volver la mirada atrás. Empecé a llorar. Realmente sí quería estar con él y quería besarlo y amarlo para toda la vida. Pero ¿qué sería del Leo que tenía en casa? Seguro que estaba esperándome, tan fiel, tan leal. Y yo de excursión poniéndole los cuernos con él mismo.

De vuelta a casa faltaba gente en el autobús.

Anuncios

4 comentarios en “[Iniciativa Granitos de Arena] Géminis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s