La cocinera de Himmler

El escritor francés Franz-Olivier Giesbert trata de narrarnos en esta novela las grandes catástrofes del siglo XX a través de la figura de Rose, una anciana que ha vivido 105 años y que ha viajado por todo el mundo. Nace en 1907, fecha en la que nos tropezamos con el genocidio armenio, uno de los más grandes genocidios y que todavía hoy se niega. La protagonista vivirá distintas guerras, como la primera y la segunda guerra mundial, y conocerá a demás el maoísmo. Se trata de un personaje peculiar porque su personalidad es muy fría, con mucho odio interior y constantemente volcada en la venganza, pero que aun así es capaz de amar. Un curioso personaje que la acompañará en gran parte de su vida es Teo, su salamandra, y que a la vez hace de conciencia de Rose, cosa que deja ver una cierta cordura y arrepentimiento en ella.

En esta novela la historia adquiere un peso muy grande, y podemos ver entre las páginas un gran trabajo de documentación. El siglo XX es un siglo muy cercano al nuestro y que tiende a mantenerse en el olvido por nosotros, los jóvenes. Hay que concienciar a las nuevas generaciones de todos estos hechos, puesto que el olvido de la historia provoca su repetición.
A lo largo de la lectura te encuentras con diversas reflexiones, o más bien dicho críticas al ser humano. Un ejemplo es el nazismo, pues se considera Hitler como el gran monstruo, cuando en realidad esa idea antisemita proviene de mucho antes y que se va desarrollando hasta alcanzar la cúspide con el partido nazi de Hitler, pero toda la nación odiaba a los judíos mucho antes de la llegada de Hitler al poder. Con esto el autor no pretende quitarle importancia a la figura de Hitler ni excusarlo de todas esas muertes, sino ponerlo al mismo nivel que la mayoría de Alemanes, que lo apoyaron en todo momento y que, según ellos, no sabían lo que se cocía:

Una especie de Hitler adelantado […] que resume bien el galimatías ideológico que, antes de culminar con la Alemania nazi, servía de pensamiento a tantos patriotas como el tío Alfred.

Una de las cosas que más me han gustado es el hecho de que, a pesar de narrar las más grandes tragedias del siglo, parte de una base de humor que le quita ese dramatismo. Rose es un personaje muy vengativo, característica que saca de su creador Franz-Olivier Giesbert, pero no en el sentido de quererse vengar de una persona, sino contra los grandes criminales de la historia como son Hitler, Stalin, Mao… En este libro, no se crea un ambiente que atrape al lector, porque no es necesario. El hilo que engancha al lector es la gran personalidad de Rose, parece que sea un personaje real puesto que como bien dice Franz, el escribe pero Rose cuenta y él se deja guiar.

Quería también puntualizar algunos detalles que no me han gustado. Por un lado está el hecho de los dolores de estómago que sufren varios de los personajes, y en especial Rose, que simbolizan la ira y solo se cura con la muerte, con la venganza. Otro aspecto a tener en cuenta es que la historia se va alargando sin llegar a una conclusión final, Rose no para de viajar y por eso mismo es por lo que no se crea ese ambiente que introduce al lector dentro de la escena. Por otro lado, y esto ya es más personal, se me hacen muy cuesta arriba aquellos libros que tienen nombres difíciles, complicados y compuestos porque no los puedo memorizar y se me cruzan unos con otros, cosa que me hace perderme mucho en la historia cuando reaparecen ciertos personajes. Me apena que éste sea uno de esos libros, pero hay que tener en cuenta que la versión oficial es francesa y por tanto éstos nombres se han respetado.

Por último voy a compartir con vosotros un sentimiento que me ha dejado este libro y es la decepción, porque a pesar de que el libro es muy fiel a la Historia, no me ha entusiasmado,  y a demás no tiene nada que ver con su título. Yo me imaginaba una historia enfocada más en el nazismo, pero que ha resultado centrarse más en el siglo XX en general. A pesar de ello me ha dado un punto de vista distinto, en cierto modo desde dentro del propio siglo. Y también he empatizado un poco con Himmler, el cual no es ni protagonista ni si quiera personaje secundario, es uno de tantos que pasan por las páginas y desaparecen. Es por eso que esta novela tiene tanta variedad de opiniones, tanto buenas como malas.

nota 2.png

Anuncios

2 comentarios en “La cocinera de Himmler

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s